Novedades ¿Quién es Robin Wood? Sus Personajes Mundo Wood Expedientes W Puro Wood Contacto/Contact us

SUS PERSONAJES: HELENA

Por Ariel Avilez

“En general, todas las personas que conozco terminan convirtiéndose en personajes de mis historias.
Vos también…” - Robin Wood.

Con estas palabras, Robin sentenció el destino historietístico de la conocida periodista Helena Goñi.
Al poco tiempo, la dama que le hizo un muy recordado reportaje de varias páginas para la Revista Gente pudo reconocerse en un episodio de ‘Mi Novia y Yo’ (‘Helena y el reportaje’, donde aparecía con el nombre de Helena Ñoqui) y reconoció también a Mario Mactas (compañero de redacción) y a Eduardo Forte (rebautizado Fortín), el fotógrafo que ilustró la mentada nota. No contento con eso, de Helena tomó el nombre y algunas características personales –incluso las ideológicas- para un interés romántico de ‘Nippur de Lagash’, Aneleh. Pero no fue hasta cinco años después, a fines de 1979, cuando el nombre de Helena pasaría definitivamente a formar parte del panteón de personajes femeninos de nuestra historieta: en la revista Intervalo Anuario n° 17 hizo su debut triunfal ‘Helena’, exquisitamente dibujada por uno de los más grandes historietistas argentinos: Ernesto García Seijas.

Volver a empezar
Moría la década del ’70 en Buenos Aires y con la década moría también el sobreprotector padre de Helena tras penosa –y cara- enfermedad que obligó a la huérfana, tras el deceso, a vender el caserón en el que vivía con el viudo para saldar deudas y reducir futuros gastos. Con veinticuatro años pero con menos calle que Chauncey Gardiner, Helena se debate entre la desesperación y el ver cómo encara un futuro que se le presenta con una única alternativa: casarse con Luis, su novio desde hace años, y esperar de él una protección y una seguridad tan efectiva como la de su padre. Finalmente, tras porteña epifanía, decide patear el tablero, abandonar a su novio, mudarse a un departamentito y lanzarse a la no siempre apacible aventura de la vida.

Amigos son los amigos
La muchacha arranca no demasiado bien: un par de rutinarios laburos como secretaria con extrañísimos jefes llenos de problemas sentimentales y psicológicos, no hacen más que curtirla un poco y prepararla para el baile que se viene. Por suerte encuentra refugio en Laura, su malévola mejor amiga, y también en Pablo Pastori, periodista estrella de una revista de actualidad. En poco tiempo, el excéntrico y verborrágico Pablo se convierte en su confidente y, cuando su situación comienza a volverse francamente desesperante, su salvador; tras leer unos escritos de Helena, decide que la chica tiene pasta de redactora y decide presentarla a su jefe, A.C. Rivero, para que la integre a su plantel.
Allí, en la redacción de la revista, Helena encuentra su destino y una oportunidad de consagración al comenzar a conseguir ‘entrevistas imposibles’. Pagado el derecho de piso, la prometedora joven se vuelve un elemento indispensable del equipo, hace nuevos amigos, amigas y enemigos –sus duelos verbales con la desagradable Beba Konstantino son de antología-, y hasta tiene tiempo de flirtear con el 90% de los muchachos que conoce. Helena es hermosa y tiene el sí más fácil de lo que parece.
Sin embargo, no conoce el amor sino hasta que se topa con el enigmático Harry Jones, un periodista inglés ganador del premio Pulitzer que vivió en sus cuatro décadas más de lo que viven juntos diez hombres de su edad. Corresponsal de guerra, divorciado, con una hija adolescente que lo odia, el hombre es un borracho empedernido acechado por fantasmas inconfesables pero apreciado por sus amigos y codiciado por decenas de editoriales de todo el mundo. Harry y Helena inician un apasionado e intenso romance con muy pocas posibilidades de futuro, no sólo por la tendencia autodestructiva del tipo, sino también por su imposibilidad de echar raíces.

Trotamundos
Inquieta como pocas, Helena comienza a tener berretines de escritora y ensaya algunas ficciones que, sin embargo, no terminan de convencerla. Es entonces cuando toma cartas en el asunto su alternativamente odiado y querido jefe, A.C. Rivero, que en un rapto de cariño paternal la envía como corresponsal a Europa, para que adquiera el resto de experiencia de vida necesaria que él considera indispensable para cualquier escritor.
Temerosa una vez más de abandonar su confortable mundo y los muchos logros obtenidos, Helena finalmente toma coraje y se lanza a la aventura.
Instalada en París, afianza su relación con una vieja amiga, la periodista Kirsten Borg, y colabora con una revista local al tiempo que sigue conociendo lo más variado de la fauna humana. Y dentro de esta fauna se lleva los laureles Alexander Damiani, el corso, jefe indiscutido del bajo mundo francés; el hombre más de una vez, cuando Helena se mete en problemas con gente de avería, se encarga de sacarle las papas del fuego. La amistad entre ambos es casi entrañable.
Y es en el viejo continente donde, por fin, Helena publica su primer libro. Resulta un éxito, por supuesto, y con el tiempo su labor como reportera se convierte más en un hobby que otra cosa. Como free lance, su firma comienza a ser disputada por muchos medios gráficos.
No todo es alegría, claro está: su reencuentro con su único amor, Harry Jones, termina en tragedia cuando el periodista ofrenda su vida para salvar la vida de su amada y la del resto del pasaje de un avión tomado por peligrosos criminales.
Aunque le cuesta volver a arrancar, Helena se sobrepone y continúa con su vida. Escribe más libros, cambia de look –ofrenda su clásica cabellera ochentosa en la tumba de Jones- y decide no dejar de viajar. Como quien no quiere la cosa, entre viaje y viaje desarticula una cada vez más influyente logia internacional neonazi y eso determina su consagración absoluta.
Hoy, con varios años más encima pero hermosa todavía, es difícil encontrarla: un día está en Europa, otro en África, o en el interior del país… Esa es Helena, la mujer sin hombre, enamorada de la vida, los lugares y la gente, que encontró por fin su lugar en el mundo: todo el mundo.

Algunos datos más:

  1. Si bien el personaje está basado en una persona existente, Seijas decidió dotar a Helena de un aspecto físico muy poco emparentado con la periodista original, desde sus facciones hasta el característico peinado.
  2. Pablo Pastori, importantísimo personaje de la serie, también está basado en un viejo colaborador de Robin, Pablo Pastore, autor de varios guiones-base de la historieta.
  3. Para cubrir algunos baches producidos en las entregas de guiones, otros guionistas estamparon sus firmas de tanto en tanto en lugar de la de Robin: Armando Fernández, Pablo Médanos, Osvaldo Arregui, Valentín Prado, Pedro Mazzino
  4. Hacia 1988, y después de más de 95 episodios, Seijas ya no daba abasto: además de ‘Helena’, el dibujante estaba llevando adelante –también con Wood- ‘Kevin’ y, más agotador a nivel exigencia aún, ‘El Negro Blanco’, la tira con guiones de Carlos Trillo que se publicaba todos los días en la contratapa del diario ‘Clarín’. En el afán de cumplir con los tres trabajos, ‘Helena’ adoptó un extraño formato que combinaba el cuento ilustrado con la historieta. Aun así, el dibujante no se vio en óptimas condiciones como para seguir a ese ritmo y decidió concentrar sus esfuerzos en un solo proyecto, el del diario. Tras su partida, los dibujos de ‘Helena’ quedaron a cargo de Alberto Saichann pero, tras poco más de cinco episodios, se decidió cancelar la serie.
  5. En 1998, la Colección Clásicos de Editorial Columba dedicó a ‘Helena’ un álbum que compila los diez primeros episodios de la serie. La portada, como de costumbre, fue ilustrada por Alfredo de la María.

(Reseña de Ariel Avilez / avilezavilez@yahoo.com.ar)
Agradecemos mucho la colaboración de Ernesto García Seijas, Ezequiel Rosingana e Yvette Piccini.

 
Copyright © Robin Wood. Todos los derechos reservados.
Director de Contenidos: Diego Accorsi.
Diseño & Desarrollo Web: da.media diseño & hosting.
Inicio | Novedades | ¿Quién es Robin Wood? | Sus Personajes | Mundo Wood
Investi-Wood
| Expedientes W | Puro Wood | Contacto/Contact us