Novedades ¿Quién es Robin Wood? Sus Personajes Mundo Wood Expedientes W Puro Wood Contacto/Contact us

SUS PERSONAJES: EL MUERTO

Por Ariel Avilez

Este es el mes de Dago y, al parecer, todo tiene que ver con él. Al menos, el nacimiento de esta historieta ilustrada por el exquisito dibujante Daniel Müller fue un afortunado accidente: allá por el ’92, Robin Wood tenía en carpeta varios guiones de Dago que Alberto Salinas –ocupado con el proyecto “Drácula”- jamás llegó a dibujar: se trata de una serie de episodios que iban a ser parte del arco argumental que conocemos con el nombre de "El Enviado" (ver reseña de Dago). Para no desaprovecharlos, Wood dio origen a una nueva serie que en muy poco tiempo perdió el gusto a refrito y rápidamente adquirió una atractiva personalidad y una fuerza singular.

Su primer episodio en nuestro país fue publicado en el Anuario n° 40 de la revista D'artagnan, aparecido en diciembre de 1992, y la cosa se prolongó a lo largo de una veintena de episodios hasta el año 1995.

El nacimiento de El Muerto
El Muerto no tiene nombre. Cuentan que en vida supo ser un noble guerrero cristiano que, en los tiempos de las Cruzadas, se batió bravamente con los turcos. Hasta que en una ocasión, él y diez de sus hombres cayeron prisioneros; el jefe turco que logró la hazaña, deseando vengar la muerte de su hermano, puso en una encrucijada al noble paladín de la cristiandad: debía matar a uno de los sobrevivientes para que el resto conservase la vida; sin dudar, el caballero abrió su propio pecho con el puñal que se le había entregado.
Las vidas de sus hombres fueron respetadas -incluso recibieron grandes cantidades de oro- y los mismos turcos, conmovidos por su valor, le dieron la sepultura de un Sultán. Pero al tercer día, resucitó de entre los muertos.
Decidió, entonces, instalarse en el desierto a meditar, a esperar...

Hombres justos
La fama de El Muerto llegó a oídos del moribundo Sultán. El Muerto era tenido por hombre justo, y un hombre justo era lo que necesitaba el líder de los turcos para poder morir en paz; un hombre que recorriese su reino, hablase con sus súbditos y le informase, finalmente, si había sido un monarca honesto, un buen gobernante, un digno elegido de Alá. El Muerto aceptó la misión, tal vez esperando él también hallar la respuesta a sus preguntas personales. Marchó en soledad, con el Anillo de la Justicia que le daba un poder sólo comparable al del Sultán. Y en su viaje castigó a los injustos (es célebre su largo enfrentamiento con el cruel bandolero conocido como El Fantasma), premió a los nobles de corazón y supo todo acerca del amor y el odio infinito; conoció lo peor de la avaricia y las trampas de las ambiciones complacidas. Al término de su largo peregrinar, puede decirse que descubrió QUÉ ES EL HOMBRE.

Y él, que jamás abusó del poder terrenal que se le había otorgado, ni de los extraños poderes que en él se manifestaron cuando volvió de la muerte -dominio de voluntades ajenas, clarividencia-; él, que ya había encontrado respuestas a las preguntas que lo atormentaban en sus noches sin vida, volvió al agonizante Sultán a confirmarle que, efectivamente, él también era un hombre justo.
Tras esto, El Muerto volvió en paz al mundo del que escapó y el buen Sultán recuperó su salud. Pero hay leyendas que desmienten la primera parte de este final; hay niños que aseguran que sus sueños son vigilados por un extraño ser, un ser al que llaman El Muerto ¿Quién sabe...?

(Reseña de Ariel Avilez / avilezavilez@yahoo.com.ar)

 
Copyright © Robin Wood. Todos los derechos reservados.
Director de Contenidos: Diego Accorsi.
Diseño & Desarrollo Web: da.media diseño & hosting.
Inicio | Novedades | ¿Quién es Robin Wood? | Sus Personajes | Mundo Wood
Investi-Wood
| Expedientes W | Puro Wood | Contacto/Contact us