Novedades ¿Quién es Robin Wood? Sus Personajes Mundo Wood Expedientes W Puro Wood Contacto/Contact us

SUS PERSONAJES: MORGAN

Cuando parecían haber dado lo mejor de sí con el inolvidable "Savarese", Robin Wood (guionista) y Domingo "Cacho" Mandrafina (dibujante) decidieron encarar esta historieta mezcla de ciencia ficción y serie negra que, con sólo 41 episodios, terminó teniendo tantos fanadictos como el viejo antihéroe del FBI.
Presentaron el primer episodio en diciembre de 1985, en el Anuario nº 9 de la revista Nippur Magnum, y en esa revista salieron casi todos los episodios hasta el final, aparecido a mediados de 1989.
A continuación, una breve crónica acerca de la década más importante en la vida de Morgan...

NUEVA YORK, AÑO 2043 a 2044
Morgan, el incorruptible Jefe de la Policía de su ciudad, es recluido en una prisión de máxima seguridad por considerárselo responsable de la muerte de centenares de personas en medio de la persecución de una banda de cibernéticos locos que, exaltadísimos, hicieron estallar un generador atómico.
Confinado en la Celda Negra - pequeño calabozo sin ventanas ni luz eléctrica en el cual los presos suelen fallecer o perder la razón en pocos días-, Morgan comienza a ser conocido como 776.919.

NUEVA YORK, AÑO 2045 a 2051
El Tribunal de la Corporación que rige los destinos de la Tierra decide absolver a 776.919; extrañamente, el ex policía sigue con vida tras dos años de Celda Negra.
La libertad no es demasiado tentadora: Morgan supo ser un policía honesto y concienzudo en su trabajo, y centenares de delincuentes lo esperan en la ciudad para cobrarse viejas deudas. Para colmo de males, le han retenido su tarjeta de identidad y su permiso de viaje, por lo cual no puede emigrar a las colonias que se han establecido en otros planetas; nadie con antecedentes penales puede hacerlo. El planeta Tierra es, en definitiva, un depósito de indeseables: lo destruyeron la polución, la aniquilación de la fauna y la flora, el agotamiento de las reservas minerales y el envenenamiento de las aguas. Salir significa para Morgan más que comenzar de cero, arrancar de menos diez: su mujer (Helle) lo ha dejado para irse a vivir con su peor enemigo, El Hombre Gordo, quien se pone primero en la fila de delincuentes que quieren asesinarlo. Pero Morgan es un tipo práctico y dos certeros balazos al Hombre Gordo no resultan un mal comienzo; por lo menos ahora está en menos nueve.
A instancias de su gran amigo, Elmer, Morgan instala su oficina de detective privado -el trabajo policiaco es el único que sabe hacer- en el piso que está sobre el bar de aquél.
Elmer -que parece vivir detrás de su siempre sucio mostrador- es un gran tipo: presta generosamente su oído cuando quiere oír hablar a alguien, con igual facilidad con la que le rompe la cabeza a esa misma persona cuando pierde la paciencia o se levanta de mal humor.
Curiosamente, Morgan encuentra un importante aliado para resolver sus grotescos casos en la figura de Paterson, el nuevo Jefe de Policía, a quien siempre lo unieron mutuos lazos de odio y desprecio.
La clientela de Morgan es variopinta: señoras que buscan mascotas y maridos perdidos, millonarios científicos locos que anhelan recuperar androides fugados, boxeadores narcotizados en decadencia corneados por sus mujeres con sus representantes, mutantes proscritos deseosos de venganza, dementes varios, etc.
Cierto día, un sol viene a iluminar los oscuros días de Morgan: es Texas, una salvaje mocosa rubia y llena de pecas, ex miembro de las Fuerzas de Choque y el Ejército Territorial... y capaz ella solita –con apenas la ayuda de sus dos clásicos revólveres calibre 45- de barrer con lo que queda de la Humanidad. Si bien vino a la ciudad para ejecutar al poderoso asesino de su hermana, Texas termina convirtiéndose en la mano derecha del veterano ex-policía con quien, de paso, protagoniza una suerte de amor platónico apenas insinuado.

NUEVA YORK, AÑO 2052
La Tierra sigue tan indeseable y corrupta como siempre, pero Morgan, Texas y Elmer continúan de pie, luchando contra invencibles molinos de viento, cultivando una inconfesable amistad imperecedera (no corren buenos tiempos para las demostraciones demasiado abiertas de afecto) y tratando de rescatar, sin saberlo, retazos de felicidad que les impida hundirse junto con el mundo que los rodea. Y lo logran.

DOS COSAS MÁS

  • El episodio 32 de Morgan (“Un juego de traiciones) es el único que no se estrenó en la revista Nippur Magnum, ya que Editorial Columba decidió incluirlo dentro del Especial 60 Aniversario de El Tony aparecido en septiembre de 1988.
  • Texas es, según declaraciones del propio Robin, su “Chica Wood” favorita. Tal vez por eso el guionista tuvo la insólita idea de hacerla protagonizar (¡y hasta narrar!) el último episodio de la serie. Lo más curioso todavía, es que Morgan no aparece ni para decir “adiós”. Más allá de eso, ese capítulo final (“Lo no escrito”) es un poema...

(Reseña de Ariel Avilez / avilezavilez@yahoo.com.ar)

 
Copyright © Robin Wood. Todos los derechos reservados.
Director de Contenidos: Diego Accorsi.
Diseño & Desarrollo Web: da.media diseño & hosting.
Inicio | Novedades | ¿Quién es Robin Wood? | Sus Personajes | Mundo Wood
Investi-Wood
| Expedientes W | Puro Wood | Contacto/Contact us