Novedades ¿Quién es Robin Wood? Sus Personajes Mundo Wood Expedientes W Puro Wood Contacto/Contact us

SUS PERSONAJES: MERLIN

La minisere "Merlín" es, sin duda, una de las mejores obras del Robin Wood de los años ‘90; gran parte del mérito corresponde a su dibujante, Enrique "Quique" Alcatena, uno de los más grandes historietistas argentinos de todos los tiempos.
Lejos de intentar anclar esta conocida leyenda en la realidad, los autores doblaron la apuesta y no nos privaron -ni se privaron- de ver desfilar a lo largo de los nueve episodios todos los elementos mágicos que hicieron inmortal la historia original.
Se comenzó a publicar originalmente en Argentina en julio de 1993, en las páginas del Súper Anual 36 de la revista Nippur Magnum. Lamentablemente, las viñetas fueron coloreadas con bastante mal gusto y muchas escenas fueron censuradas.
En 2005 la Editorial Thalos haría justicia a esta magna obra publicándola completa, sin censura, en blanco y negro y hasta con páginas inéditas en un tomo único e imprescindible.

La Historia
Hubo un tiempo mejor -cuentan las leyendas- en el que los humanos y los
Seres Fantásticos coexistían en forma armónica. Las Fuerzas Blancas y las Fuerzas Negras -la esencia del infierno- se enfrentaban en silencio. Pero el hombre en su barbarie comenzó a destruir los viejos equilibrios y no pasó mucho tiempo hasta que el odio, la brutalidad y la guerra fueron insoportables ya para los inocentes Seres Fantásticos. Fue entonces que su reina, Laliana, decidió volver con los suyos al Otro Mundo, una dimensión gris y helada donde, sin embargo, tal vez podrían vivir en paz.
Merlín Ambrosius, el joven hijo de un duende negro, aún confiaba en los hombres cuando pidió una oportunidad para reinstalar el orden en la tierra: daría a la Humanidad un rey, un líder ejemplar que la llevaría por buen camino. Pero su aventura empezó mal: para engendrar a su futuro monarca, permitió al brutal rey Uther Pendragón someter mediante engaños a Ingraine, esposa de otro reyezuelo que en ese mismo instante de lujuria estaba siendo abatido por los hombres de Uther. Bajo esta mala estrella nació Arturo Pendragón.
De inmediato, Merlín supo que debería ocultar a la criatura y la confió al cuidado de Sir Héctor y su mujer. Los sucesos posteriores le hicieron bendecir su prudencia: Ingraine, enloquecida, apuñaló a Uther; y la primera hija de Ingraine, Morgan Le Fay -última
representante de las Fuerzas Negras en la tierra- juró para Merlín y Arturo una existencia y un fin miserables.

Pasaron los años, y Morgan Le Fay decidió despertar al demoníaco Soñador Negro para que le hiciera un hijo. Más tarde, localizó al todavía escondido Arturo haciéndolo desclavar de una roca una espada que sólo cedería ante la fuerza de un descendiente del fallecido rey Uther. Así, el atemorizado niño se convirtió en rey de Camelot. Para suplir un poco la incapacidad del muchacho, la bella Nimue, La Doncella del Lago,-a pedido de Merlín- obsequió a Arturo una espada capaz de ganar por sí sola una batalla: la famosa Excalibur.
La acción de gobierno del rey Arturo y la de sus Caballeros de la Tabla Redonda no era muy distinta a la de los viejos nobles; las injustificables guerras seguían siendo cosa de todos los días y el pueblo moría de hambre para solventarlas. Hasta que un día, Arturo conoció a Ginebra.
Con Ginebra como reina, las cosas cambiaron en Camelot: los Caballeros perdieron sus derechos abusivos y los pobres tuvieron platos llenos de comida en sus mesas (¡Arturo cumple, Ginebra dignifica!). Parecía que Merlín, por fin, había triunfado.
Pero sucedió que el más puro de los Caballeros llegó a Camelot: se llamaba Lanzarote del Lago. Se convirtió rápidamente en el mejor amigo de su rey... y en el amante de su reina (la pasión era incontrolable). Y esa humana falla en la perfección de Camelot fue aprovechada por Morgan Le Fay, quien infiltró a su pérfido hijo Modred en la Corte del Rey Arturo para que desde esa posición de privilegio comenzara a sembrar la discordia agitando la bandera de la inmoralidad anidada en el Palacio.
La guerra civil fue inminente y degeneró en miles de pequeñas guerras más, terminando por derrumbar el sueño que fue Camelot. El mundo se sumergió en el terrible caos en el que aún hoy chapalea, y los Seres Fantásticos no tuvieron otra opción que retornar al Otro Mundo.
El Rey Arturo murió dando muerte al cruel Modred; Excalibur fue devuelta a Nimue y Merlín, ya cansado, se entregó al cuidado de esta última, quien levantó, en el Bosque Encantado de Broceliande, una torre de cristal para que el Gran Mago descanse
eternamente.
Se dice que el sueño ha muerto, pero los soñadores, Arturo y Merlín, perduran en la Leyenda Inmortal que jamás será olvidada...

(Reseña de Ariel Avilez / avilezavilez@yahoo.com.ar )

 
Copyright © Robin Wood. Todos los derechos reservados.
Director de Contenidos: Diego Accorsi.
Diseño & Desarrollo Web: da.media diseño & hosting.
Inicio | Novedades | ¿Quién es Robin Wood? | Sus Personajes | Mundo Wood
Investi-Wood
| Expedientes W | Puro Wood | Contacto/Contact us