Novedades ¿Quién es Robin Wood? Sus Personajes Mundo Wood Expedientes W Puro Wood Contacto/Contact us

SUS PERSONAJES: DENNIS MARTIN

Dennis Martin fue creado por Robin Wood y Lucho Olivera en 1967 para la revista D’artagnan de Editorial Columba. Sin embargo, a partir del segundo episodio se hizo cargo de la parte gráfica el maestro Ángel "Lito" Fernández, quien redefinió al personaje y le dio a la serie ese look tan particular que contribuiría a transformar esa historieta en una de las más importantes de la década del ’70.

LOS ESPÌAS
Esta verdadera genialidad oscila entre el drama y la comedia. Es una mirada cínica acerca del mundo durante los tensos años de la Guerra Fría. Aunque la aventura está siempre presente y la mayoría de las situaciones son memorables, lo realmente atractivo es el modo en que interactúan los distintos personajes, amándose, odiándose, respetándose, ignorándose y hasta matándose sin solución de continuidad de un episodio a otro; “el amigo de hoy”, diría Wood, “es el enemigo de mañana”. Así que veremos a cada uno de los principales actores por separado:

DENNIS MARTIN: nació en Irlanda en el año 1938 y, como corresponde a todo buen agente secreto que se precie de serlo, muy poco se sabe de su pasado. Su padre fue un muy buen reputado militar inglés, tan inquieto, al parecer, como su hijo.
Dennis no tenía ni diecinueve años cuando, vacacionando en Indochina, decidió unirse a una secta guerrera, los Binh-Xuyen, que malvivían dedicándose a la piratería. De esta gente aprendió a pelear con cuchillos y a lanzarlos como nadie, habilidad que le salvaría la vida muchísimas veces en su madurez. En poco tiempo, y pese a ser occidental, se hizo líder de esta banda durante un buen par de años.
Al parecer, luego combatió como mercenario en varias guerras en distintos puntos del globo, pero suele recordar especialmente sus años en la Legión Extranjera Francesa en Argelia, en donde combatió hombro con hombro junto a su gran amigo Henri Jordan, a quien lo unía, entre otras cosas, la condición de paracaidista. Perdida esta guerra, juntos combatieron en el Congo Belga forjando una camaradería indisoluble.
Durante un tiempo, Dennis fue agente free lance del Servicio Secreto Inglés merced a su contacto con Sir Charles, jefe del MI5, que le encargaba las tareas más difíciles y los trabajos más sucios. Complementaba esta actividad instruyendo a policías en la práctica del Karate – Dennis era cinturón negro- y pintando cuadros que supo exponer para deleite del público entendido en la materia. Años después, cuando recrudeció la Guerra Fría, se convirtió en agente efectivo y logró el grado de Hombre-Alfa, galardón que sólo se concedía a aquellos capaces de sobrevivir a diez misiones “Velvet” (las más peligrosas). “El Hombre de las Rosas Amarillas” –tal es el nombre con el que aparecía en los legajos de los soviéticos por su afición a estas flores- tenía precio por su cabeza pero, al parecer, nadie fue lo suficientemente hábil para cobrarlo.
Excelso pianista, notable escritor y envidiable mujeriego, Dennis Martin supo guardar en su endurecido corazón lugares de privilegio para sus damas favoritas, Grace Henrichsen y Katrin Von Eitzen ¿Quién puede culparlo?

GRACE HENRICHSEN: del pasado de esta bellísima danesa se sabe mucho menos aún que de Dennis Martin. Trabajó para la N.AT.O. y mucho más activamente para la U.N.O.M. (la Misión de Operaciones de las Naciones Unidas) y no tardó en convertirse en la agente número uno de su agencia, la favorita de su misterioso jefe, Mister Jones. También colaboró en numerosas ocasiones con el Servicio Secreto Inglés y así fue como conoció a Dennis Martin, el hombre más importante de su vida, con quien protagonizó un escandaloso e imperecedero romance.
Experta luchadora cuerpo y magnífica tiradora, Grace solía aprovechar su increíble atractivo para infiltrarse en los más peligrosos tugurios y destruir desde adentro a organizaciones enteras de terroristas y narcotraficantes.
Fijó su lugar de residencia en Copenhague y, además de Dennis, su gran debilidad son los vestidos de Dior. Mujer al fin.

KATRIN VON EITZEN: dicen quienes la conocieron que la espía alemana no era hermosa, pero era fascinante con su extrema delgadez, sus largos cabellos rojos, su pálido rostro cubierto de pecas y esa mirada que no resistía la luz del día –usaba grandes lentes oscuros- pero que se convertía en infalible visión durante la más densa de las oscuridades. Era una agente letal, extremadamente capaz y tal vez –gracias a su frialdad- incluso superior a su amiga/rival Grace Henrichsen. Su pequeño departamento en Munich era un canto a la austeridad: una cama, una mesita de luz, una lámpara de pie y unos libros; una auténtica espartana de la modernidad.

HENRI JORDAN: este francés tenía el rango de Coronel y se desempeñaba como agente del Deuxieme-Bureau aún desde antes que Dennis comenzara a coquetear con el Servicio Secreto Inglés, en los tiempos en que fueron camaradas de armas en la Legión y durante la Guerra Civil en el Congo Belga. Al parecer, conoció al irlandés en China –también hubo un tiempo en que se dedicó a la piratería- y de su estancia en la región se trajo a su mansión un grupo de fieles sirviente que lo adoraban. Fue uno de los mejores amigos de Martin, Von Eitzen y Henrichsen e incluso los dos primeros estuvieron presentes el trágico día que un viejo enemigo del pasado se hizo presente para asesinarlo... y tuvo éxito.

LOS ENEMIGOS: Desde la perspectiva de los protagonistas, la lista la encabezaba Rómulo Perina, el aventurero paraguayo de los dos metros y ciento treinta kilos de puro músculo y la ausencia total de escrúpulos. Rómulo engañaba, robaba, mataba y hacía cosas peores para sobrevivir; traicionaba constantemente a los graves agentes de oriente y occidente, pero parecía tener una debilidad especial por Dennis Martin y Grace Henrichsen, a quienes más de una vez salvó la vida (para luego intentar arrebatársela él, si podía).
El Coronel ruso Boris Ivar era otro enemigo de cuidado. Los años pasaban por él sin afectarlo negativamente; era frío y astuto y estuvo a muy poquito de lograr que asesinaran a Dennis Martin, agente a quien admiraba en demasía tal vez porque veía en él al alegre bribón que fue en su juventud.
Dos féminas también le hicieron la vida imposible a los paladines de occidente: Diamante, la traficante de armas, y Europa, la temible terrorista devenida en reina del crimen.

CURIOSIDADES
“Dennis Martin era un hombre joven y enjuto, de largos cabellos rubios, con el pómulo izquierdo partido por una cicatriz...” Esta es la descripción que Robin hacía de su personaje en sus primeras aventuras; de hecho, Lucho Olivera se ajustó a ella en el único episodio que le tocó dibujar. Sin embargo, cuando Lito Fernández dibujó el segundo episodio ignoró arbitraria y olímpicamente las indicaciones de Wood respecto a su personaje, mitad porque prefería hacerlo moreno, mitad porque ignoraba la existencia del episodio dibujado por Lucho Olivera. Robin Wood –siempre bien dispuesto a considerar los aportes de los artistas con los cuales trabaja- aceptó de buen grado el aspecto elegido por Fernández y hasta olvidó el detalle de la cicatriz en el pómulo –detalle que utilizaría una década después para adornar el rostro de Dago.
Años más tarde, Lito decidió dar otro golpe de timón y envejecer a Dennis Martín. A mediados de 1975 vemos al irlandés con los cabellos de las sienes y la nuca absolutamente blancos. Robin tampoco se opuso esta vez, pero Antonio Presa, director editorial de Columba y el tercer hombre capaz de pretender que se consideren sus propuestas durante el proceso creativo, ordenó que Dennis volviera a lucir su aspecto anterior. Incluso en el episodio titulado “La plegaria de los paracaidistas” (D’artagnan 365, 1975) puede notarse cómo una mano inexperta intentó tapar con tinta china e ineficaces pincelazos los canosos cabellos de Dennis logrando un trabajo de teñido espantoso.

NÚMEROS
Cabe destacar que de los 193 episodios que constituyen la serie, 126 están protagonizados por Dennis Martin, en otros 34 el espía irlandés comparte cartel con Grace Henrichsen y en los restantes 33 Grace es protagonista absoluta.
Entre 1968 y 1978 estas locas aventuras de espías se publicaron en la revista D’artagnan, la mayoría - especialmente, hasta 1975 – en blanco y negro. Pero entre julio de 1972 y el mismo mes pero de 1974, a lo largo de 27 números de impecable factura, Dennis Martin protagonizó su propio cómic book dentro de la Colección Todo Color de Editorial Columba.
Tres fueron los dibujantes que en este período estamparon su firma en los créditos: Lucho Olivera, Lito Fernández y José Massaroli, que en 1976 dibujó con muchísima personalidad 4 episodios memorables.
A fines de 1979 Dennis Martin se mudó a la revista Nippur Magnum y Grace Henrichsen permaneció en la D’artagnan pero, aunque los dibujos siguieron siendo de Lito Fernández, los guiones quedaron a cargo de Ray Collins por lo cual su análisis no tiene demasiado sentido en este sitio.
Dennis también tuvo su lugarcito dentro de la Colección Clásicos de Columba: dos tomitos más que interesantes compilan algunas de sus andanzas. El Tomo 1, de 1997, es una selección de doce de los primeros episodios de esta historieta cuando aparecía en D’artagnan; en el Tomo 2, de 1999, encontramos 9 episodios IMPERDIBLES de esa gloriosa etapa de la Colección Todo Color.
Entre 2000 y 2001, se reeditaron en 6 cómic books –en estricto orden cronológico- los primeros 13 episodios de la serie, incluyendo el primero, el de Lucho Olivera.

Reseña de Ariel Avilez / avilezavilez@yahoo.com.ar
(agradecemos la invaluable colaboración de Lito Fernández y Profesor Rubén Ribeiro)

 
Copyright © Robin Wood. Todos los derechos reservados.
Director de Contenidos: Diego Accorsi.
Diseño & Desarrollo Web: da.media diseño & hosting.
Inicio | Novedades | ¿Quién es Robin Wood? | Sus Personajes | Mundo Wood
Investi-Wood
| Expedientes W | Puro Wood | Contacto/Contact us