Novedades ¿Quién es Robin Wood? Sus Personajes Mundo Wood Expedientes W Puro Wood Contacto/Contact us

MUNDO WOOD

Revista TVO nº477, de abril de 2009

Cuando salió de su Caazapá natal, Robin Wood ni se imaginaba que su nombre recorrería el mundo a través de sus historietas.Viajero incansable como muchos de sus personajes, hoy el escritor reside seis meses en Asunción y seis meses en algún otro rincón del mundo, "Mi vida sigue siendo un desbole, con todas las de la ley. Mi anecdotario es inacabable. Me gusta seguir viajando", afirma mientras recorre el estar de su casa-museo en el barrio Carmelitas.

EL SEÑOR DE LAS HISTORIETAS

Dago, Nippur de Lagash, Amanda, Dermis Martin, Gilgamesh son solo algunos de los personajes más conocidos de los casi cien que ya creó el guionista y escritor paraguayo Robin Wood, ganador del premio Romic al mejor guionista de historietas del mundo.
Pero a pesar de sus grandes logros y de ser reconocido mundialmente, Wood no pierde la humildad. Solo como ejemplo les contamos que llegamos a su casa a la hora pautada para la entrevista tocamos el timbre y para nuestra sorpresa quien nos abrió el portón fue el propio Robin Wood, el mismísimo y laureado caazapeño que ya viajó y vivió prácticamente en toda Europa, América, Asia y Oceanía, y que en estos días está en su casa de nuestra capital, donde tiene un museo privado con dibujos, revistas, fotos y reconocimientos recogidos en todos sus años de prolífica labor.

¿Qué nos puede decir del inolvidable Nippur, unos de sus personajes más exitosos?
Soy un hombre muy modesto y tuve la suerte que desde un principio mi primer personaje, Nlppur, que se sigue publicando, fuera un éxito. Escribí sobre Nippur por cuarenta años, pero ahora escribo sobre su hijo, Hiras, que es la antítesis del padre, es arrogante, salvaje, muy mujeriego, fortachón, violento, pero de buen corazón. Este personaje lo hago con Roberto Goiriz, con quien también hice Warrior M y mis coloristas son todos paraguayos.

¿Cómo nacen los dibujos?
Escribo los guiones y hago la guía de dibujos. Soy un pésimo dibujante, originalmente quería ser dibujante y estudié en la Escuela de Bellas Artes, de Buenos Aires, hasta que un día me dijeron: "Por favor, haga algo por el arte: no dibuje más". Años después encontré la única historieta que yo escribí y dibujé, y realmente tenían razón.

Su vida es muy errante por lo que sabemos.
Sí. Un amigo dibujante me pidió en Buenos Aires que le hiciera unos guiones, porque los que le daban eran malos. Escribí y salió bien. Empecé a ganar buen dinero cuando mis trabajos fueron publicados por la editorial Columba. Me compré una mochila, una máquina de escribir y un pasaje a Nápoles. Desde ahí volví de visita a Buenos Aires cinco años después. Y desde entonces hago lo mismo: voy, vuelvo, voy, vuelvo. He vivido en muchísimas partes, ni yo mismo recuerdo en cuántos países. A veces me preguntan si he conocido China. y sí, viví en China también, o me preguntan si viví en la India, y sí, pero a veces me olvido. No es pedantería, simplemente me olvido porque he vivido en tantas partes, he recorrido tanto y lo sigo haciendo; eso no se me cura. Este año voy a ir a Arabia, a la parte tranquila, porque he vivido en Israel, donde me dispararon prácticamente al cruzar al Líbano.

Tiene experiencias fuertes en su vida de viajero.
Muchas. Mi cuerpo, como me dijo alguien alguna vez, es un mapa de cicatrices. Tengo cicatrices de bala, de cuchillo, de un cuerno de toro por correr en San Fermín. Viví también en Australia y bastante tiempo en Dinamarca, donde me casé y tuve cuatro chicos preciosos que viven allá. Han heredado algo de mí, son bastante vagabundos, pero más lindos que yo (risas).

Gracias a su trabajo ha recorrido el mundo.
Conozco prácticamente todo el mundo. Además, el trabajo me da la ventaja que no voy de turista, voy y me instalo, ya sea en Shangai, Hong Kong, Berlín u otro lugar Así he conocido mucho y me he cultivado también. aunque de familia ya venía con muchísima cultura de Iectura.Tengo hecho hasta el sexto grado, esa es mi única educación, pero soy monstruosamente autodidacta.

¿Su apellido de dónde proviene?
Wood es de origen irlardés, pero mi familia vino de Australia Mi abuelo era irlandés y mi abuela escocesa, y llegaron a Paraguay, se instalaron en Cosme, Caazapá, donde me dieron un lugar para nacer y ahora inclusive tengo un parque con mi nombre a la entrada de la ciudad. Las autoridades de mi ciudad están muy orgullosos de mí y a mi el ego me flota (risas).

Actualmente, ¿para qué países está escribiendo historietas?
Estoy trabajando para España, Italia y Suiza. Ahora firmé con una editorial española muy grande, Planeta D'Agostini, que publica en todo el mundo.

¿Hay nuevos personajes?
Hay 92 personajes que llevo hechos y, aproximadamente, entre siete a ocho mil guiones de historietas, sin contar televisión, cine y teatro, que también hice en Italia y Argentina. Por ejemplo, Dago es número uno en Europa; Joan, que es rufián en la guerra civil española; Amanda, que sigue fuerte; Iras.También hago libros de historietas, pero ya libros de ediciones de lujo.

¿Cómo nace un nuevo personaje? ¿Qué lo inspira?
Pueden inspirarme muchas cosas. De repente se me ocurre algo y ya me dis paro. Me voy, me siento a escribir y ya sale. Yo siempre digo que soy corno una máquina de hacer chorizos, no razono, no planeo nada, simplemente que salga y sale, siempre sale. Diariamente me dedico a esto unas ocho horas diarias, porque yo trabajo a mano y después lo paso a computadora, pero al mismo tiempo a los textos agrego toda la guía de dibujo, cuadro por cuadro, cómo se tiene que dibujar, la posición, los efectos especiales; es como hacer cine.
Mis personajes tienen mucho éxito y mientras el púbico los reclama, continuaré escribiendo. A mis personajes los quiero, no me molesta continuar. Tengo más de noventa personajes, pero ahora no los escribo todos porque sería demencial. Ahora tengo cinco series, cinco personajes y de tanto en tanto tengo que eliminar alguno y crear uno nuevo.

Tiene un gran reconocimiento a nivel mundial, ¿pensó llegar a esto cuando creo a Nippur?
Nada, yo solamente pensé: "Ahora estoy ganando dinero, me voy, quiero ver el mundo", porque yo había sido muy, muy pobre, pobrísimo, obrero de fábrica, mozo de bar. Las pocas virtudes que tengo están una memoria terrible y que leo a razón de prácticamente un libro por día. Desde chico me gustó la lectura. La gente me quiere mucho y eso me hace ser modesto. Agradezco mucho, porque todo se lo debo a la gente que gusta de mi trabajo. Por eso nunca he bajado mi calidad, no podría tampoco, porque como no razono lo que escribo, ni siquiera puedo decir esto lo voy a hacer rápido, porque no funciona, y siempre hago bien mi trabajo, o dentro de lo que pueda.

Finalmente, ¿dónde vivirá lo que resta de este año?
Mi vida sigue siendo un desbole, con todas las de la ley. Mi anecdotario es inacabable. Me gusta seguir viajando. Ahora, luego de ir a Arabia iré a Sicilia, Roma, y quiero pasar la Navidad en la Suiza Alemana, en una estación de ski para ver nieve y morirme de frío, porque de calor vengo y me muero acá (risas).

Luz González

 
Copyright © Robin Wood. Todos los derechos reservados.
Director de Contenidos: Diego Accorsi.
Diseño & Desarrollo Web: da.media diseño & hosting.
Inicio | Novedades | ¿Quién es Robin Wood? | Sus Personajes | Mundo Wood
Investi-Wood
| Expedientes W | Puro Wood | Contacto/Contact us